El Autismo: reto emocional en tiempos de cuarentena

Cortesía Pixabay

Por: Espec. Tibisay Betancourt

Estos momentos cuando el mundo sufre un caos,  establecer excepciones en cuanto a las salidas fuera del hogar podrían resultar un salvavidas en el Océano Pacifico de la crisis emocional de muchas familias con niños Autistas. Esta visto que coordinar los intereses individuales, familiares y comunitarios de forma equilibrada no se ajusta a la realidad de los niños autistas, puesto que los trastornos del espectro autista (TEA) se encuadran dentro de los trastornos del neurodesarrollo y se caracterizan por las alteraciones relacionadas con la comunicación, las emociones y la interacción social, así como por presentar intereses fijos y conductas repetitivas.

Muchas personas que viven con Autismo, llevan rutinas diarias de las cuales emergen patrones de conductas que conforman su contexto de vida. El cambio del mismo y de forma inesperada como ocurre actualmente por la crisis de salud enfrentada con el COVID-19, con medidas como el confinamiento en cuarentena, puede resultar en episodios de ansiedad, desesperación, irreverencia y claustrofobia. La pérdida de su confort ante lo que puede acontecer, sumado a la inflexibilidad de dicho cambio puede generar respuestas negativas expresadas en sus comportamientos.

Los países latinos aun no cumplen los parámetros de inclusión desde el aspecto social, educativo ni en políticas de estados que favorezcan la capacidad de desenvolvimiento dentro de la sociedad a la comunidad autista, mucho menos ahora que involuntariamente la sociedad en general  debe cumplir con una cuarentena necesariamente impuesta por los gobiernos de muchos países como medidas sanitarias.

En ese mismo orden de ideas, estos días las llamadas o mensajes de personas con familiares autistas han consultado ¿ Qué puedo hacer?, me atreveré a dar algunas sugerencias que pueden contribuir a mantener la calidad de vida de esta población en estos tiempos:

  • La organización de rutina diaria es la mejor receta.
  • Informar un día antes las actividades programadas en casa para el día siguiente con pictogramas o cronogramas visuales que internet facilita, así como reforzarlas en la mañana para constituir un patrón fijo de sus actividades diarias.
  • Mantener el contacto con seres cercanos, familiares y mantener la comunicación socio afectiva empleando las diversas aplicaciones que pueden ser operadas desde los celulares o Tablet: video llamadas con Skype, Hangout,google meet, Zoom, whatsapp.
  • Solicitar y recibir apoyo telefónico cuando lo amerite por parte de especialistas que llevan el caso clínico de sus hijos, psiquiatras, psicólogos, neurólogos y psicopedagogos; sobre todo mantener la calma como familia de niños autistas ante los cambios temperamentales puesto que son un filtro para captar todo aquello que los rodea.

Estas sugerencias, parecen muy obvias para el común de las personas, sin embargo, para quienes han convivido con personas con condiciones, síndromes o enfermedades mentales sabemos que vivimos en una capsula donde el tiempo de la detonación es un invariable tic- tac de nervios para ellos y sus familias.

Por tal motivo, debemos aprender a convivir en estos momentos buscando en nosotros lo que mayormente es quebrantable  la paciencia, ella juega un papel fundamental en los episodios de vidas actuales, la solidaridad viene a compensar la angustia de cada padre y madre con niños autistas, el buen gesto de entenderlos sin juzgar las soluciones que crean más apropiadas para tranquilizar  a sus hijos, no nos hará romper medidas sanitarias; sino comprender las diferencias humanas más notorias en una sociedad donde aún no asumimos las diferencias con normalidad.

Ahora bien, dicho todo esto si usted escucha un niño Autista gritando en su casa, o el balcón de la misma, lo ve aleteando millones de veces que retumbe sus paredes vecinas,  le sugiero, a la madre o  persona con quien convive que  grabe un vídeo de una simple pincelada en una hoja bond y ella la interprete desde el punto de vista afectivo con un corazón que dibujo su hijo o hija autista, solo díganle lo están haciendo muy bien, usar la tecnología ayuda a romper barreras de aislamiento, Facebook, instagram, vídeos llamadas, mensajes de texto entre otros, permiten una cercanía socio-afectiva , no solo  se necesita del contacto físico como muchos autistas así lo demuestran en su vivir.

Es importante entonces, informarnos y solicitar a los gobiernos del mundo como lo están haciendo en España donde Miguel Ángel de Casas, presidente de la Confederación Autismo, recomienda a los padres tener paciencia durante la cuarentena y crear una nueva rutina con el apoyo de los profesionales y ha expresado en una entrevista al País “Pasear para los niños con autismo no es un capricho. Es una necesidad ineludible, vital” y en Francia su presidente Emmanuel Macron ha expresado la necesidad de otorgar permisos especiales a las personas que viven con autismo y sus familiares para las salidas al aire libre necesarias por su condición de vida, siempre y cuando se tomen las medidas correspondiente para no correr riesgos de contagio.

Finalmente, les recuerdo que frente a las dudas, es importante buscar información para hablar en la familia del COVID-19, comprenderlo y es el momento donde hermanas, tías, abuelas, madres, amigas, vecinas o el rol que tengas al convivir con una persona autista para decirles a sus padres ¡vamos a estar bien!, …¡ahora más que nunca!, estoy para apoyarte.